Telefónica Policy Lab aborda los desafíos de la inteligencia artificial creativa y los derechos de IAutor

El 4 de octubre, el Espacio Fundación Telefónica albergó el primer Policy Talks organizado por Telefónica Policy Lab. Este innovador laboratorio de ideas abordó en su debut el tema candente de la Inteligencia Artificial (IA) Creativa y los derechos de IAutor.

El debate reunió a expertos de diversos campos, desde el ámbito académico hasta el sector privado, quienes compartieron sus puntos de vista y experiencias sobre los retos que la IA generativa presenta para la propiedad intelectual. Entre los destacados panelistas se encontraban Carmen Páez Soria, de Industrias Culturales; Abraham López, cineasta y académico; David Hurtado, de Microsoft; y Clara Ruipérez de Azcarate, de Telefónica. La perspectiva jurídica la proporcionó Alejandro Touriño, de ECIJA, mientras que Marta Fernández, periodista y escritora, moderó la sesión.

Fernández inauguró el evento con una retrospectiva histórica, recordando cómo Charles Dickens, en 1842, enfrentó desafíos similares con la invención de la imprenta. «Estamos ante una nueva disrupción que impacta la propiedad intelectual: la IA generativa», señaló.

Abraham López resaltó el papel complementario de la IA generativa en la industria creativa, defendiendo la premisa de que la IA no puede reemplazar la intencionalidad humana en la creación. «La IA no va a reemplazar a los autores. En la creación hay caos, y solo el creador sabe lo que pasa por su mente», afirmó López.

Uno de los temas centrales del debate fue la protección por derechos de autor de las obras creadas por IA. Mientras que David Hurtado destacó las problemáticas de las fuentes utilizadas para entrenar algoritmos generativos, Alejandro Touriño subrayó la ausencia de normas que aborden directamente la cuestión de la propiedad intelectual de las obras creadas por IA.

La visión europea, más humanista, respecto a los derechos de autor contrasta con la perspectiva más mercantilista de Estados Unidos, según Carmen Páez. En España, por ejemplo, sólo las personas se benefician de los derechos de autor. Sin embargo, Páez también señaló la complejidad de definir el grado de intervención humana necesario para considerar a alguien como autor de una obra generada por IA.

Respecto a la originalidad de la obra creada por IA, Touriño sugirió la necesidad de mecanismos de transparencia que confirmen si una obra ha sido generada por esta tecnología.

El debate concluyó con un llamado a la colaboración para navegar los rápidos avances tecnológicos. Clara Ruipérez de Azcarate enfatizó la importancia de abordar el desafío desde múltiples perspectivas y destacó la necesidad urgente de cooperación entre todas las partes involucradas para canalizar un progreso tecnológico con enfoque humanista.

vía: telefónica.com

Últimos artículos

Scroll al inicio